Vol. 80 Núm. 189 (2022)

Las poblaciones aborígenes y en buena medida también las rurales, hacen provecho de la fauna silvestre de su entorno, tanto con fines de subsistencia como comerciales. De ella obtienen alimentos, materia prima para confección de vestuario, utensilios, ornamentos, amuletos, medicinas, entre otros. Una de las especies de la fauna sudamericana tradicionalmente aprovechada y con reconocido valor cinegético es el lagarto Tupinambis cryptus, comúnmente conocido en Venezuela como mato pollero. Este lagarto no solo es apreciado por su carne y piel en comunidades indígenas y rurales de Venezuela sino además es procurado en algunos lugares del oriente del país por presuntas propiedades medicinales atribuidas a su grasa, tal como se destaca en el estudio de Bastidas et al. (2022), sobre uso de fauna por una comunidad rural del estado Sucre, publicado en este número de Memoria (pp. 63–85). La imagen que ilustra nuestra portada retrata un niño Warao del Delta del Orinoco exhibiendo un mato recién abatido con fines de autoconsumo (Foto: J. Celsa Señaris. Texto: Ramón Varela y Fernando J. M. Rojas-Runjaic).
Publicado: 2022-12-15

Notas